Sonda autorrecogible, un prototipo que busca salir del ámbito universitario para posicionarse en el uso cotidiano

0
19
Foto: Mateo Franco

Por: Alejandra Mujica, periodista de Mi Canal 4.0

Una sonda tiene como propósito indicar variables medioambientales del lugar en que se encuentra en tiempo real y de manera local, tanto así, que podría predecir los factores de contaminación en un espacio para tomar medidas oportunas para reducirlos.

La sonda autorrecogible es un proyecto creado por estudiantes de Ingeniería Electrónica de octavo semestre de la Universidad Manuela Beltrán. Esta idea surgió debido a que en semestres anteriores realizaron un prototipo de comunicaciones USB a través de un computador para la toma de datos de temperatura, con el fin de que se pudiera leer en tiempo real cuál era la variación de los grados centígrados del ambiente por medio de una plataforma llama XCTU. A partir de esto, los estudiantes se dieron cuenta de que se podía diseñar un programa más grande que además de establecer los elementos ambientales atmosféricos, fuera beneficioso para la universidad y en un futuro para colegios, hogares, y fincas.

Funcionamiento

El funcionamiento de la sonda permite identificar cuatro factores ambientales: temperatura, humedad, rayos ultravioleta y polución de una manera rápida, eficaz e instantánea. Si se tiene en cuenta, muchos de los artefactos tecnológicos que existen para determinar estos factores, cómo el anemómetro o el medidor climatológico, entre otros, son muy grandes, ocupan mucho espacio y en algunos casos no son eficaces, según estudios realizados por la Organización Meteorológica Mundial (OMM), por eso, este prototipo de sonda buscar ser llevado al mercado en corto plazo como alternativa práctica. Los componentes electrónicos utilizados en la sonda son: Un dron que mide aproximadamente, 58x 58 cms y pesa 1,8 kg, un pequeño GPS de 25 gramos de peso y 15mm de largo instalado en el dron y un micro controlado de 40 cms y 50 gramos de peso. Y pueden ser guardados en cualquier espacio del hogar o de otro ambiente y conectados fácilmente con cualquier tipo de computadoras.

El sensor autorrecogible funciona mediante la comunicación de cuatro sensores: Uno térmico, otro higrómetro, (elemento que se utiliza para medir el grado de humedad del aire o de otros gases), un sensor UV y un módulo sensor de polución, que identifican respectivamente la temperatura, la humedad, los rayos ultra violeta, la polución, y están posicionados en un dron el cual posee un globo de helio que sirve para darle al dispositivo una medida exacta de la altura hasta la que debe ascender, es decir el momento en el que el globo debe estallar para que el dron automáticamente empiece a descender.

“Se llama sonda autocorregible porque al momento de instalarla en el dron, el GPS incluido, ayuda a ubicar al dron a través de la latitud y longitud y lo posiciona en el mismo lugar donde fue lanzado o en algún lugar en específico”, explica Anderson Chacón Rubio, estudiante de Ingeniería Electrónica de octavo semestre y uno de los creadores del proyecto.

Y agrega que el funcionamiento de la sonda está dividido en tres etapas: La primera, es en la que se busca generar la comunicación de los cuatro sensores mencionados por medio de un micro controlador o un cerebro del sistema; en la segunda, cuando la comunicación ya sea efectiva, los datos recogidos se envían por tiempo real y a través de un módulo wifi y en la tercera y última, se conecta la sonda a una computadora de la superficie que recibe y analiza los datos recolectados.

Chacón afirma que la idea de crear este proyecto surgió desde semestres anteriores, pues se había hecho un avance, sin embargo, durante este semestre decidieron reiniciar el proyecto de cero, debido a algunos problemas técnicos que tuvieron los avances anteriores. Aunque el apoyo de la universidad ha sido imprescindible desde el área académica a través de las materias y aprendizajes de semestres pasados, la construcción de la sonda ha corrido por cuenta de los estudiantes que la crearon, lo cual ha sido difícil por la financiación de los materiales.

Sin embargo, el proyecto sigue en pie y aunque aún solo sea un prototipo, se espera que al finalizar este semestre se encuentre en la fase final, de tal manera que la idea sea llevada a cabo en la vida cotidiana, dando a entender a los consumidores que esta sonda es importante debido al aumento de los efectos del cambio climático en los últimos años y puede ayudar a mitigar la solución que impulse a tomar acciones de manera rápida como disminuir o alarmar sobre la contaminación. Además, que  sirva para llevarlo a concursos de tecnología en representación de la universidad, frente a otras universidades del país. Por el momento seguirán trabajando en mejorar la sonda y hacer la programación del GPS.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here