Hoy es el día Nacional de la Vida Silvestre

0
25

Opinión

Por: Vietnam Rafaela Pereira Poveda, Bióloga, Esp. Gestión Sostenible, International Leader Trained in Sustainability

Últimamente hemos visto las redes sociales inundadas de videos e imágenes de animales silvestres deambulando tranquilamente por ciudades en diferentes partes del mundo. Los hemos visto solos y en grupos, reconociendo un espacio que en algún momento de la historia era parte de su hogar y ahora es el nuestro… el de esos otros animales que vivimos aglomerados y que cambiamos completamente el entorno para apropiarlo y adaptarlo a nuestras necesidades.

En muchas de las publicaciones he leído comentarios diversos; desde el asombro agradable de quien ve por primera vez algo hermoso, hasta palabras inconexas que demuestran la profunda ignorancia que los humanos tenemos de la vida en el planeta.

Naturalmente la fauna silvestre ha comenzado a explorar esos territorios que les fueron arrebatados y dramáticamente transformados y poblados; especialmente en esta época en la que los humanos hemos estado parcial o totalmente recluidos en nuestras viviendas. Con esta reclusión, pensada para mitigar las velocidades de contagio por SARS CoV2, hemos dado pie a que los animales que tradicionalmente (en términos ecológicos e históricos) poblaban estos territorios. Los animales de las regiones han tenido la oportunidad de regresar a los territorios gracias al encerramiento al que nos hemos sometidos los humanos.

Evidentemente, los animales que han tenido la mayor cantidad de avistamientos son aquellos que por tamaño son más fáciles de ver, pero esto no implica que sean los únicos. Dentro de la fauna silvestre circundante de ciudades medianas y grandes en todo el mundo hay animales de todos los tamaños y de múltiples géneros; en muchos casos lo que vemos no es a los animales, sino las huellas de su paso por los jardines, las calles, los parques y demás elementos de nuestras ciudades. Hemos visto hojas de plantas mordisqueadas, cuando antes no les sucedía; hemos visto nidos y madrigueras temporales; hemos visto capullos que antes no veíamos. La fauna que nos rodea es enormemente diversa, tenemos desde mamíferos de gran tamaño hasta anfibios del tamaño de una uña; ellos son una muestra viva de la inmensa diversidad que vive en el planeta y que normalmente no vemos. Los animales vecinos de ciudades y pueblos son de tan diferentes tipos y tamaños que, aunque no lo veamos, durante esta época de aislamiento de los humanos a las ciudades han entrado insectos, artrópodos, anfibios, reptiles, aves… y naturalmente los mamíferos que se roban el show, como los zorros y los osos en las cordilleras colombianas.

Las especies silvestres a las que la construcción de ciudades ha ido desplazando, no se han ido lejos, simplemente han asumido una vida restringida al territorio que les hemos dejado para vivir; y por eso comenzaron a entrar a nuestros ecosistemas; en algunos casos para explorarlos sin sentir la amenaza que miles o millones de nosotros representamos para ellos; en otros casos en busca de agua y alimento, ya que el aplastante avance de las ciudades ha ido disminuyendo la disponibilidad de recursos en el planeta y los animales y plantas son los primeros afectados; y en otros casos, desubicados porque nuestra actividad ha interrumpido los corredores naturales por los que ellos se desplazaban.

Cuando los animales entran a las ciudades a explorar y pueden recorrerla porque no hay humanos que los ahuyenten, los cacen o los maltraten, es una escena bonita, alentadora de vida y de diversidad. Cuando esos avistamientos en ciudades se dan porque los animales se desubican o porque no tienen agua y comida en los ambientes en los que vives, nos recuerda lo devastadores que somos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here