Júpiter

0
90
Imagen tomada de Pixabay

Por: Alexander Leal

Una investigación liderada por el astrofísico de la Universidad de Clemson, Máté Ádámkovics, y publicada en el The Astronomical Journal, parece contradecir la idea que se tenía sobre Júpiter, como un planeta carente de agua. De hecho, podría tener mas agua de la existente en la tierra.

La investigación describe el análisis realizado a los datos obtenidos de diversos telescopios terrestres, donde detectaron la firma química del agua en las profundidades de la gran mancha roja de Júpiter. Cabe recordar que este planeta posee más del doble de la masa de todos los planetas combinados y aunque el 99% esta compuesto por hidrógeno y helio, incluso una pequeña cantidad de agua, podría suponer una enorme cantidad si se compara con el agua de la tierra.

Los datos de radiación presentes en la gran mancha roja, fueron recogidos por los instrumentos: iSHELL, en el Telescopio de Infrarrojos de la NASA; y el espectrógrafo de infrarrojos del Telescopio Keck 2 (ubicados en cumbre de Maunakea, en Hawái). A partir del análisis de dichos datos, se pudo establecer la evidencia de tres capas distintas de nubes, la mas profunda se encuentra entre 5 y 7 bares.

El bar es una unidad de medida métrica para la presión, y es la unidad que se utiliza en el estudio de Júpiter, dado que el planeta carece de superficie sólida.

A esta profundidad de 5 a 7 bares (equivalentes a 160 kilómetros de bajada), es donde los científicos concentraron el análisis, pues creen que allí se alcanzan temperaturas de congelación del agua. Lo que encontraron es que estas nubes están, en efecto, compuestas por agua congelada.

Ádámkovics cree que en futuros proyectos se podrá estimar con mayor exactitud, la cantidad de agua total presente en el gigante gaseoso. Los investigadores creen que la existencia de agua juega un papel importante en los patrones climáticos del planeta. Lograr determinar esto, ayudará a entender la razón por la que el clima de Júpiter es tan turbulento. Por último, si un planeta tiene agua, tiene un posibilidad de tener vida, por mínima y remota que esta sea. No es necesariamente descabellado pensar en esta posibilidad en Júpiter.

La sonda Juno, que órbita Júpiter desde 2016 hará su parte en la búsqueda de agua, gracias a su propio espectrómetro de infrarrojos. Si estos datos confirman los estudios de Ádámkovics, la técnica podrá ser utilizada para medir la presencia de agua en el resto del planeta, y en el futuro podrá ser usada para buscar agua en el resto del sistema solar.

Próxima B

Según Anthony Del Genio, científico planetario del Instituto Goddard de Estudios Espaciales de la NASA en la ciudad de Nueva York, el exoplaneta ‘Próxima B’ podría ser habitable. Esta conclusión se desprende a partir de una serie de simulaciones, que ubican en el planeta enormes áreas de agua liquida.

La investigación, publicada el 5 de septiembre en la revista ‘Astrobiology’, analiza el sistema de ‘Próxima Centauri’, la estrella del tipo enana roja, ubicada a 4,2 años luz de nuestro Sol. Por su parte, ‘Próxima B’ tiene un tamaño de 1,3 veces el tamaño de la tierra, y orbita su estrella dentro de la zona habitable, esto es: tener una distancia justa a su estrella, cuya temperatura le permita tener agua en estado líquido.

Pero dicha zona esta muy cercada de su estrella, de hecho la orbita en tan solo 11,186 días (referencia temporal terrestre), con una distancia de 0,05 AU. Para comparar, Mercurio esta a 0,38 AU del Sol, y la Tierra está a 1 AU del Sol. Esta cercanía eleva las probabilidades de que el planeta esté bloqueado, debido a la fuerza gravitatoria de la estrella. Es decir, una cara del planeta esta permanentemente mirando a la estrella, tal como lo hace la luna respecto a la tierra.

En simulaciones anteriores, publicadas en 2016, y tomando en cuenta el ‘bloqueo’ del planeta, sugerían que la parte que mira al sol permanece seca debido al calor, y la parte oculta está congelada. De modo que existe una región circular, con un mar cálido intermedio, que fue nombrado por el equipo de el Genio, como ‘Tierra globo ocular’.

Las nuevas simulaciones incluyen la posibilidad de tener un mar dinámico, que lleva consigo temperatura de un lado a otro del planeta. Esta posibilidad simulada hace pensar a los investigadores, sobre la existencia de una banda de agua liquida en la zona ecuatorial.

Estas simulaciones toman como referencia, algunas corrientes marinas de nuestro planeta. Fueron 18 escenarios simulados en su totalidad, cambiando variables como la masa continental, la composición y densidad atmosférica, y cambios en la salinidad del agua. En todas las simulaciones, persistió la presencia de agua marina en al menos una parte de la superficie.

Se espera que observaciones futuras, con la mejora tecnológica de telescopios y otros sistemas de observación, se pueda determinar si Próxima B cuenta con presencia de vida, y si podría albergar colonias humanas.

https://goo.gl/jwLCcd

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here