CRIS, el proyecto de Economía Circular creado por dos centennials de 16 y 17 años

0
300
Foto: Mi canal 4.0

Por: Sandra Aristizábal

Isabela Ramírez a sus 17 años y Andrés Díaz del Castillo de 16,  crearon el Centro de Reciclaje para la Integración Social (CRIS) en el marco de la cuarta edición del programa KidsMBA en Bogotá, (organización de Inglaterra) en el mes de abril del año pasado. Este curso  está diseñado para enseñarle a niños entre los 12 a 17 años sobre emprendimiento y creación de empresas innovadoras, incluida la contabilidad y la publicidad.

La iniciativa presentada por los jóvenes en Bogotá fue ganadora, pese a que al principio el proyecto consistía en gastronomía amazónica, sin embargo con su propuesta, obtuvieron un cupo para presentarse en la sede principal de Kids MBA en Londres.

“Fue allí cuando decidimos cambiar la idea y empezamos a evaluar todas las problemáticas que existen en Bogotá principalmente cosas que estuvieran muy cerca de nosotros para poder ser tratadas y solucionadas a través de una empresa y fue ahí cuando creamos Centros de Reciclaje para la Integración Social, CRIS” dice Isabela.

CRIS, es un proyecto que tiene un carácter social y económico. El carácter social es aquel que está vinculado con el reciclador de calle, “En CRIS, así es como llamamos a la empresa de forma resumida, creemos que ellos (los recicladores) son la base de todo este mercado, de todo este sistema y nos parece que es importante las dos siguientes cosas, primero, lograr que ellos tengan las herramientas suficientes para que puedan cambiar con sus propios medios su ambiente socio laboral; la segunda cosa, es lograr integrarlos a la cadena de valor que se tiene en este mercado, es decir, lograr formalizar su trabajo, dignificarlo, que se les remunere justamente por todo lo que hacen no solo por esta industria si no por todos nosotros ya que es un trabajo, sin lugar a dudas, de los más importantes en la sociedad” agrega Andrés.

Como buenos cenntenials, el espíritu innato ambientalista los llevó a preocuparse por los residuos que lo seres humanos hemos generado tras décadas de consumo depredador de productos con plástico y se sienten en la tarea de decidir que se va hacer con todo ese material que se podría aprovechar.

Por esta razón, Isabela habla de Economía Circular como toda una especialista: “es una economía donde hay un principio y un final que vuelve al inicio de nuevo, entonces, en este momento  existe la economía lineal donde se recoge una materia prima, después de produce algo, después esta se vende, se consume y se desecha y este producto ya termina su vida útil completamente, lo que nosotros queremos y lo que estamos intentando al hacer toda esta cadena de negocio, todo lo que estamos intentado hacer con los recicladores para mejorar el reciclaje en Colombia, que en este momento es solo el 17% de las cosas que se reciclan, es precisamente cambiar este modelo por la economía circular, en la Economía Circular se tienen materias primas, se produce, después se crea un producto, se consume pero no se desecha, este se puede convertir en otra cosa a partir del reciclaje, la reutilización o re manufacturación que hacen que este producto pueda volver a entrar a su vida útil después de una cadena de valor diferente.

Para Andrés, centrarse en su comunidad, en las zonas aledañas donde viven, fueron las principales causas para replantearse la idea del proyecto. “Un día nos encontramos con unos recicladores y hablamos con Lucía, una madre cabeza de familia con unas características increíbles, mamá de cinco hijos que lucha todos los días por sacarlos adelante, además tiene tres nietos, nos contaba todas las problemáticas que ellos tiene día a día, Isabela y yo nos conmovidos y quisimos hacer algo al respecto”.

Primera fase de CRIS

Para los jóvenes emprendedores, el plan de negocio para lo que queda de este año es recolectar la mayor cantidad de información acerca de los recicladores de Bogotá. Desde datos sociodemográficos de las familias recicladoras, hasta situación actual en cuanto a ingresos diarios que no superan los 30.000 mil pesos, saneamiento básico y vivienda.  “Y por último, hacer una evaluación de cómo son los consumidores, es decir, nosotros como familia, como son nuestros patrones de consumo, que percepciones tenemos acerca del reciclaje, ese es nuestro primer paso para luego pasar a buscar ciertas tecnologías que puedan ser integradas tanto para los recicladores como para la parte del reciclaje como tal”, dice Isabela.

Segunda fase de CRIS

Con ayuda de una aplicación que aún no está lista, los jóvenes anhelan tener una base de datos de los recicladores por localidad en el cual se logre establecer y estructurar un sistema que permita distribuir a los recicladores por sectores y evitar una competencia entre ellos  para saber quién va a coger que material y en qué parte de la ciudad y segundo, que haya una remuneración por el trabajo hecho por los recicladores “a largo plazo esto es una herramienta que no solamente ayuda a que el reciclador sea remunerado si no a que logre escalar dentro de la misma industria porque nuestra idea no es que el reciclador se mantenga de reciclador toda su vida, si no que a través de diferentes capacitaciones y herramientas de la manos de CRIS, generen en ellos mismos nuevas capacidades que les brinden un campo de acción mucho más grande del que ya tienen”, afirma Andrés.

En el siguiente audio Isabela y Andrés nos cuentan como fue una de las jornadas con los recicladores que acompañaron para recolectar datos y sensibilizarse de manera presencial ante la situación que viven estas familias en Bogotá:

Isabella confiesa que antes que surgiera la idea de crear a CRIS, ella y su familia no eran muy conscientes de cómo se debía reciclar y la importancia de hacer esta actividad desde la fuente, sin embargo, gracias al acompañamiento en las jornadas de trabajo con los recicladores, pudo evidenciar el proceso de más de 24 horas que conlleva recolectar, separar, llevar a las bodegas para vender el material recolectado donde finalmente es compactado. Experiencia que la sensibilizó aún más, hoy en día separa lo reciclable, que puede ser aprovechado, de lo orgánico para de esta manera facilitar de cierta manera la labor de los recicladores de calle su localidad.

Actualmente, los jóvenes buscan capital para poder acelerar su proyecto y que más personas se vinculen a su iniciativa, para los interesados, pueden ingresar a https://www.crisinclusiveb.com/ Facebook e Instagram crisinclusiveb.com y en twitter @CRIS_INCLUSIVEB

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here