Ballenas Yubarta o Jorobada arriban a Colombia entre los meses de Junio y Octubre de cada año

0
29
Foto: Natalia Botero

BPor: Sandra Aristizábal

Hace un par de semanas los medios masivos de comunicación reportaron la noticia de que Japón reanuda la caza comercial de Ballenas en sus aguas territoriales y su zona económica exclusiva tras 30 años de restricción. Este tema nos inquietó y le preguntamos a Natalia Botero Acosta, bióloga de la Universidad de Antioquia, Magister y Doctora de la Universidad de Southern Mississippi y Directora de la Fundación Macuáticos Colombia, sobre los planes de conservación que tiene Colombia frente a las especies (Yubarta o Jorobada) que nos visitan año tras año.

Mi Canal 4.0: A propósito de la noticia reciente sobre la reaunudación de la caza comercial de ballenas en Japón después de 30 años de haberlo prohibido, ¿cómo se preserva en Colombia las especies marinas?

Natalia Botero: Colombia tiene varias iniciativas interesantes para la conservación de las especies marinas. Por ejemplo, el santuario de Malpelo tiene protección por parte del sistema de parques nacionales naturales (PNN) y gracias a los esfuerzos de conservación de la Fundación Malpelo. Por otro lado, en zonas como el Golfo de Tribugá, en el Pacífico norte Colombiano, el trabajo de actores públicos, privados y en concierto con las comunidades locales llevaron a la designación del Distrito Regional de Manejo Integral, promoviendo el uso sostenible de los recursos naturales locales. Colombia, además, se rige por los lineamientos de convenciones internacionales como CITES y IUCN. En cuanto a mamíferos marinos, gran parte de los esfuerzos de investigación y conservación se generan desde las ONGs. La situación es compleja y preocupante, pero la conciencia del público aumenta continuamente y en muchos casos es acompañada del apoyo institucional. 

Mi Canal 4.0: Nuestro territorio recibe ballenas Yubarta o también conocida como Jorobada cada año entre junio y octubre en el pacífico colombiano ¿existe algún plan de conservación para estas visitantes?

N. B: Si. Colombia hizo parte del equipo internacional que en 2007 diseñó la Estrategia de Conservación de la Ballena Jorobada  en el Pacífico Sudeste. Adicionalmente, el Ministerio de Turismo diseñó el reglamento para el avistamiento de la especie en aguas Colombianas. Colombia es además miembro de la Comisión Ballenera Internacional, organismo que dictamina prioridades de conservación y manejo para esta y muchas otras especies de mamíferos marinos. 

Mi Canal 4.0: Aproximadamente, ¿cuántas ballenas llegan a nuestro territorio y por qué lo hacen justamente al pacífico colombiano?

N. B: La estimación de abundancia de ballenas jorobadas en Colombia no se actualiza hace varios años, en ese sentido, tenemos que remitirnos a estimativos del stock G, al cual pertenecen las ballenas jorobadas que nos visitan anualmente. Aunque dicho estimativo está siendo actualizado en este momento, la cifra oscila entre los 6,000 y 11,000 ejemplares. Ahora bien, el catálogo de foto-identificación de la Fundación Macuáticos Colombia incluye poco más de 540 individuos avistados sólo en el Golfo de Tribugá. Al concluir el análisis de los datos obtenidos en la temporada de 2018, muy probablemente dicho estimativo aumente a más de 600 individuos. 

El Pacífico Colombiano forma parte de la zona de reproducción de las ballenas jorobadas. Dicha zona se extiende desde el norte de Perú hasta el sur de Costa Rica. Aunque los factores que evolutivamente dieron lugar a dicho ciclo migratorio son todavía motivo de debate en la comunidad científica, se cree que las aguas cálidas son importantes para las hembras preñadas que dan a luz a sus crías. Los ballenatos nacen con una capa de grasa muy fina, por lo cual se les dificultaría regular su temperatura en aguas más frías. Adicionalmente, con la llegada del otoño e invierno en las zonas de alimentación (Estrecho de Magallanes y Península Antártica) la productividad y la temperatura caen significativamente, así que se supone que es menos costoso (en términos energéticos) para los animales el migrar a aguas cálidas del Pacífico Suramericano.  

Mi Canal 4.0: ¿Por qué (a manera de opinión) se reanuda una práctica que pone en peligro y amenaza a estas especies que habitan el territorio nipon: Minke, Bryde y Sei?

N.B: A pesar de que la caza de las grandes ballenas se redujo considerablemente con la moratoria implementada por la Comisión Ballenera Internacional, probablemente nunca se ha interrumpido por completo. Hay comunidades remotas que tienen permiso especiales pues las ballenas sustentan sus necesidades nutricionales. Países como Noruega e Islandia rutinariamente han establecido cuotas de caza. Japón, por su parte, argumentó por años que la caza se hacía con fines científicos, a pesar de que se comprobaba que la carne terminaba en mercados locales y que existen múltiples métodos para investigación (e.g. biopsia remota). El gobierno japonés ha argumentado que la caza tiene un fuerte componente de tradición. Aunque este puede ser el caso en muchas comunidades rurales, se ha documentado un cierto desinterés por parte del público, acoplado con marcadas reducciones en el consumo, a lo cual el gobierno ha respondido con subsidios e incentivos (e.g. inclusión en menús escolares). 

Dalia Barragán, Bióloga Marina de la Universidad de Bogotá Jorge Tadeo Lozano y Doctora en Ciencias Biológicas de la Universidad de los Andes también opinó al respecto:

Dalia Barragán: Japón nunca ha dejado de cazar, ellos siempre definieron o justificaban su caza de ballenas científica, históricamente, Japón es un país pesquero, es una isla, ellos basan su dieta en la caza de ballenas en la pesca pero no mucha gente sabe que ellos empezaron a explorar la Antártica después de la Segunda Guerra Mundial, el general Douglas MacArhur,  estaba en Japón y por las condiciones precarias de la gente sugirió y prestó dos buques de la armada gringa para que fueran a la Antártica a buscar ballenas para mitigar el problema de hambruna, es interesante la discusión política porque todos los piases de occidente cazaban ballenas, EE.UU., Inglaterra, Noruega, Islandia y los españoles empezaron con este tema, chile también, la gente solo habla de Japón.

Mi Canal 4.0: ¿Cuál es la importancia de preservar las especies marinas y qué las esta afectando aparte de la caza comercial?

N. B: Las especies y el medio marino son críticos pues el océano regula muchas de las dinámicas atmosféricas y climáticas que terminan impactando los ecosistemas terrestres. Puntualmente, los mamíferos marinos, en su calidad de depredadores tope en muchas cadenas tróficas, han sido usados como bioindicadores de procesos de contaminación en el ecosistema. Para muchas especies marinas hay numerosos factores de riesgo incluyendo la contaminación por plástico y demás residuos sólidos, la sobrepesca, los enmallamientos accidentales en artes de pesca, la acelerada polución acústica, el tráfico marítimo y turismo que crecen a manera acelerada entre otros. Desconozco estimativos actualizados sobre el plástico, pero es notablemente preocupante en el territorio nacional. 

Mi canal 4.0:  ¿Qué recomienda para que las personas se concienticen de la preservación de las especies marinas? ¿cuál es su importancia dentro del ecosistema marino?

N. B: Colombia es 50% mar. Es prioritario que como país nos conectemos con nuestros mares. Gran parte del impacto depende de nuestros patrones de consumo y por ende puede mejorar si somos conscientes de muchas problemáticas. Las colillas de cigarrillo, los pitillos y las bolsas plásticas afectan a muchas especies y son residuos que pueden ser manejados de buena manera si hacemos un esfuerzo. Los plásticos de un sólo uso y el icopor también son comunes por su facilidad pero altamente contaminantes. Es clave que como ciudadanía exigamos regulación y apoyo a alternativas sostenibles como bolsas de maíz o cubiertos elaborados a partir del aguacate. Acciones pequeñas como las bolsas reusables, los recipientes reusables, el reciclaje y la separación de los desechos orgánicos para compostaje son parte de las buenas prácticas que podemos implementar fácilmente en nuestra cotidianidad. 

Para el período comprendido entre el 1 de julio y el 31 de diciembre, la captura permitida en Japón es de un total de 227 ballenas (52 ballenas Minke, 150 ballenas Bryde y 25 ballenas Sei).

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here