¡Achoo! Lo que debes saber del estornudo

0
41
Imagen: Pixabay

Por: Daniela Cortés, periodista de Mi canal 4.0

El estornudo es una de las acciones más comunes que realiza el cuerpo. Ocurre en repetidas ocasiones y es posible que cuando no podamos hacerlo duela, pero ¿qué hay detrás de esta reacción involuntaria que hace que nuestros ojos se cierren inmediatamente, la lengua se mueve hacia la parte de arriba de la boca y los músculos del cuerpo se dispongan a expulsar una presión?

Según Miguel Lugones Botell Policlínico Universitario de Cuba el estornudo “es una expulsión brusca, involuntaria e irrefrenable de aire, a través de la nariz y de la boca, causado por la irritación de la mucosa nasal, provocando una fuerte inspiración de aire que pasará a los pulmones y desde los cuales se excretará al exterior”. Esta reacción instintiva se debe a que el estornudo es un mecanismo de defensa generado por el organismo, se activa cuando las partículas de un contaminante como el polvo, el humo o el polen tienen contacto con la mucosa nasal (piel de la nariz productora del moco para defenderse de distintas agresiones del exterior) provocando un estímulo en los pelitos de nariz y  luego se envía un señal eléctrica al cerebro para comunicar que un agente contaminante debe ser expulsado del conducto nasal. 

“Las tres principales funciones de la nariz son el olfato, la respiración y la protección”, es por esto, que el estornudo es uno de los numerosos mecanismos fisiológicos que permiten recuperarnos de los males, en este caso, gérmenes que ingresaron a nuestro cuerpo a través de las cavidades nasales”, señala José Waizel-Bucay doctor en Ciencias Biológicas de México y Waizel añade: “las dos características importantes de un estornudo son: la alta presión en la faringe y la secreción profusa de fluido nasal”.

Ahora bien, conviene enfatizar en el último aspecto del párrafo anterior. En la Revista Cubana de Medicina General Integral del Doctor Miguel Lugones Botell afirma que la velocidad del estornudo puede ir de 70 a 150 km por hora debido a la presión que se ejerce en el cuerpo para expulsar las sustancia irritantes, puesto que en el estornudo los músculos involucrados son los músculos abdominales, los músculos del pecho (el diafragma), los músculos que controlan las cuerdas vocales, los músculos de la parte posterior de la garganta y los músculos de los párpados. Por otro lado, Héctor Castillo, médico general, manifestó para Telemundo que la distancia que los gérmenes pueden abarcar cuando son expulsados son de ocho metros, además, estos agentes pueden sobrevivir hasta 24 horas después de ser expulsados del cuerpo.

La velocidad que se ejerce en el estornudo es tan alta que reprimirlo puede ocasionar daños en el organismo ya que se evita la expulsión del aire a gran presión. Es probable que si se sofoca el estornudo los órganos afectados sean los tímpanos, la garganta, la faringe, el cuello, e incluso es posible que la persona pierda la voz o tenga dificultad para comer. Evitar el estornudo impide que los contaminantes salgan, de esta manera pone en riesgo el cuerpo a causa de una infección.

Y ¿por qué decimos “salud” al estornudar?


Como dato curioso conviene agregar el origen de por qué tradicionalmente solemos decir “salud” a una persona después de que estornuda. Esto data de principios religiosos donde se pensaba que el estornudo era un presagio de muerte, ya que, según el texto Historia del estornudo se creía que Adán estornudó cuando Eva le ofreció la manzana “el fruto prohibido”, hecho que anunciaba su muerte; con el paso del tiempo se considera que una manera de bendecir a un persona es decirle salud para evitar la llegada de la muerte inmediata. 

Es claro que en la actualidad, este gesto no se realiza con ese fin, sino por una costumbre arraigada a nuestros antepasados.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here